Ley Bitcoin: Moneda de curso legal

Análisis de la experiencia en El Salvador.

Gustavo Leal Cueva

Socio de Leal Benavides y Cía., S.C., Consultores Fiscales. Fundador y CEO de Fiscalia.com, empresa de servicios de información fiscal en Internet.

Profesor de Cátedra en el ITESM Campus Monterrey y Catedrático de la Maestría en Impuestos en el Instituto de Especialización para Ejecutivos (IEE).

Estudios de Doctorado en Ciencias Fiscales, Maestría en Impuestos con Mención Honorífica en el IEE, Contador Público por el ITESM. Estudios en la Universidad de Colorado en Boulder, Colorado, EUA.

Miembro del Consejo Directivo del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, A.C. (IMEF) y miembro distintos Comités. Miembro del Consejo Directivo del Foro de Especialistas Tributarios. Miembro de la Academia de Derecho Fiscal de Nuevo León, A.C.

Herramientas

Escuchar este artículo:

I. Contexto
II. Puntos relevantes de la Ley
     2.1. Circulación legal del BTC
     2.2. Tasa cambiaria
     2.3. Registro contable
     2.4. Extinción de obligaciones contraídas con anterioridad
     2.5. Obligación de aceptar BTC
     2.6. Aplicación pública “Chivo”
     2.7. Fecha de vigencia
III. Aspectos fiscales
     3.1. Impuesto sobre la Renta
     3.2. Impuesto al Valor Agregado
     3.3. Pago de contribuciones
IV. Reflexiones
     4.1. ¿Por qué Bitcoin y no otra moneda?
     4.2. ¿Puede convertirse El Salvador en un paraíso fiscal?
     4.3. ¿Se aplicarán medidas antilavado en el uso del BTC?
     4.4. ¿Pierde el país control sobre su política monetaria?
     4.5. ¿Existe riesgo de un hackeo a la plataforma de Bitcoin?
V. Comentarios finales

En junio de 2021 El Salvador sorprende al mundo con la promulgación Decreto No. 57 de la Asamblea Legislativa de la República de El Salvador, denominado “Ley Bitcoin”, crea un marco regulatorio para reconocer al criptoactivo denominado Bitcoin (BTC) como moneda de curso legal. Este decreto tiene importantes repercusiones no sólo en El Salvador, sino a nivel internacional, y en diversos ámbitos como el financiero, fiscal, económico y comercial, por nombrar algunos.

En este trabajo se hace un análisis de los puntos más relevantes de esta ley, el contexto económico-jurídico en el que se da, la regulación que será necesaria para su adecuado funcionamiento, y las implicaciones que puede llegar a tener en el ámbito internacional.

El objetivo de este estudio es recoger y documentar la experiencia de El Salvador para que sirva como un marco de referencia para futuros escenarios que se puedan presentar en México o en otros países.

Este trabajo se integra a partir del análisis de la ley salvadoreña y del intercambio de ideas llevado a cabo por Gustavo Leal Cueva, autor de esta investigación y CEO de Fiscalia.com, con los abogados salvadoreños Diego Martín-Menjívar y Daniel Leiva Fortín, de la firma Consortium Legal, en el marco de la sesión del Comité Técnico de Blockchain y Activos Digitales del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) Grupo Monterrey, realizada el 13 de julio de 2021 a las 8:00 am CST, en sesión remota vía Zoom.

I. Contexto
Previo al análisis de la Ley, es necesario conocer el contexto económico y social en que se gesta esta iniciativa.

En 2001 entra en vigor en El Salvador la Ley de Integración Monetaria con la cual el país adopta al dólar estadounidense (USD) como moneda de curso legal, entrando así en un sistema bimonetarista[1] en el que coexisten, jurídicamente, tanto el colón salvadoreño (SVC) como el USD. En la práctica el SVC se ha ido retirando de circulación de conformidad con la normativa financiera salvadoreña, y el USD ha quedado como moneda de uso, por lo que aun cuando formalmente se tiene un bimonetarismo, en la práctica El Salvador tiene una economía 100% dolarizada.

Con la entrada en vigor de la Ley Bitcoin, el sistema salvadoreño será formalmente trimonetarista, por existir tres monedas de curso legal, todas con poder irrestricto, liberatorio e ilimitado, aunque en la práctica solamente se utilicen el USD y el Bitcoin (BTC).

Esta condición es importante para la aplicación de la Ley Bitcoin ya que esta toma el USD como referencia para el valor del BTC.

Otro de los factores que llevan a la promulgación de esta ley es la baja tasa de bancarización de la población salvadoreña, que apenas llega a 23%, lo que hace complejo que accedan a servicios financieros o, inclusive, a la formalidad.

En adición a estos dos puntos, el tercer elemento es que en El Salvador ya existe un uso generalizado del BTC como medio de pago en un ecosistema de la economía informal denominado “Bitcoin Beach” en donde negocios ambulantes o sin establecimiento formal, operan aceptando el criptoactivo como medio de pago.

La conjunción de estos tres elementos es el pilar que sostiene la promulgación de la Ley Bitcoin.

II. Puntos relevantes de la Ley
Conociendo el marco en el que se gesta esta ley, procede el análisis de los puntos más relevantes.

2.1. Circulación legal del BTC
El objeto de la Ley es regular el uso del Bitcoin como moneda de curso legal, irrestricto y con poder liberatorio, ilimitado en cualquier transacción y a cualquier título que las personas físicas o morales, públicas o privadas, requieran realizar.

2.2. Tasa cambiaria
La tasa cambiaria para valuar el BTC es el dólar estadounidense (USD), conforme lo establezca el libre mercado, dada la naturaleza del criptoactivo. Esta disposición responde a la naturaleza del Bitcoin que presenta una alta variación en sus precios por la volatilidad que tiene en los mercados.

Este punto es importante porque en el proceso de dolarización de El Salvador 20 años antes, se estableció, a través de la Ley de Integración Monetaria, una tasa cambiaria fija de 8.75 SVC por 1 USD. Una acción de esta naturaleza no sería posible con el BTC por su volatilidad, de ahí que en la ley se fije la paridad al valor de mercado de la criptodivisa al momento de la transacción.

La problemática en la práctica que este punto puede presentar es que existen diversos mercados con valores cambiarios no necesariamente iguales, por lo que, dependiendo del mercado de referencia, será el valor que se atribuirá a la operación en ese momento.

2.3. Registro contable
La referencia al USD como equivalencia monetaria, permite que en la contabilidad de los negocios los asientos puedan elaborarse en USD, lo que resulta más práctico que realizar registros en BTC. Así lo prevé la Ley en su Artículo 6.

La Ley prevé que los precios pueden ser expresados en BTC. En la práctica esto puede representar un reto por la constante y abrupta fluctuación del precio del criptoactivo. Por esto, al referenciar su valor al USD, se logra facilidad de manejar los precios referidos en USD.

2.4. Extinción de obligaciones contraídas con anterioridad
Se prevé también en la Ley Bitcoin que una deuda que haya sido contraída con anterioridad a su entrada en vigor puede ser extinguida en BTC, al valor equivalente en USD que tenga en ese momento.

2.5. Obligación de aceptar BTC
Uno de los puntos que mayor controversia han causado es la obligación prevista en el Artículo 7 de la Ley, que señala que “todo agente económico deberá aceptar Bitcoin, como forma de pago cuando así le sea ofrecido por quien adquiere un bien o servicio”, lo que implica que ninguna persona puede negarse a aceptar el pago de la obligación con BTC.

Esto implica que es el deudor quien tiene la preferencia de definir el medio de pago.

Ahora bien, esto no implica que el acreedor esté obligado a recibir el criptoactivo; es decir, debe aceptar el BTC como medio de pago, pero en ese instante puede convertirlo a USD a través de una herramienta de conversión automática e instantánea que el gobierno salvadoreño proporciona.

Están excluidas de la obligación de aceptar BTC “quienes por hecho notorio y de manera evidente no tengan acceso a las tecnologías que permitan ejecutar transacciones en Bitcoin. El Estado promoverá la capacitación y mecanismos necesarios para que la población pueda acceder a transacciones en Bitcoin”. Así lo establece el Artículo 12 de la Ley.

No obstante, esta exclusión se torna en cierta medida indeterminada o subjetiva, para lo cual será necesario atender a lo que se establezca en reglas administrativas.

Esto es así porque lo único que se requiere para aceptar BTC es un teléfono móvil de rango medio, una billetera electrónica (wallet) y un código QR. Estos tres elementos ya se encuentran presentes en el ecosistema de la economía informal de El Salvador llamado “Bitcoin Beach”, el cual se explica en el apartado inicial de esta investigación.

Inclusive esta obligación de aceptar BTC como medio de pago afecta más a los negocios que cuentan con sistemas de venta y de administración más robustos, que deberán efectuar adecuaciones para operar con esta criptodivisa.

Por su parte, el gobierno salvadoreño también tiene la obligación de aceptar el pago de contribuciones y otros ingresos con BTC.

2.6. Aplicación pública “Chivo”
El gobierno salvadoreño ha creado un sistema denominado “Chivo”[2], que es una herramienta alternativa pública que permite aceptar BTC como medio de pago.

Chivo es una wallet que corre en el blockchain de Bitcoin, y permite a las personas aceptar el BTC y, ya sea, retenerlo o convertirlo en ese instante a USD al valor pactado en ese momento.

El gobierno tiene la obligación de robustecer la infraestructura de Internet y de minería[3] de BTC, así como de proveer capacitación a la sociedad.

Uno de los incentivos que el gobierno salvadoreño ha implementado para impulsar el uso de esta herramienta, es el entregar $30 USD a cada una de las personas que se registren en la aplicación Chivo, mismos que serán entregados en el equivalente en BTC, acreditados en su cuenta de Chivo.

2.7. Fecha de vigencia
La Ley fue publicada el 9 de junio de 2021, con entrada en vigor a los 90 días posteriores a su publicación; es decir, el 7 de septiembre de 2021 inicia su vigencia y, para entonces, deberá haberse emitido la reglamentación necesaria para la ejecución de este nuevo jurídico.

III. Aspectos fiscales
La adopción de BTC como moneda de curso legal conlleva una serie de consideraciones fiscales que es necesario definir. A continuación, se abordan las implicaciones en materia de Impuesto sobre la Renta (ISR) e Impuesto al Valor Agregado (IVA).

3.1. Impuesto sobre la Renta
La tenencia de BTC no estará sujeta a ganancias de capital, lo que quiere decir que el sólo hecho de tener este criptoactivo no implica el tener ganancias o pérdidas para efectos fiscales, así como tampoco se generan por tener USD, puesto que es también la moneda de curso legal.

El hecho generador de los impuestos seguirá siendo la obtención de los ingresos por las actividades desarrolladas, sin importar el tipo de moneda en que se perciba.

Esto implica que, si una persona en El Salvador adquirió BTC a un valor determinado, y posteriormente ese valor se incrementa, dicho incremento no le generará impuestos al propietario de ese BTC, por no ser considerada ganancia de capital.

3.2. Impuesto al Valor Agregado
En El Salvador, como en una diversidad de países centro y sudamericanos, los bienes intangibles no causan Impuesto al Valor Agregado (IVA), a diferencia de México, cuya regulación en esta materia sí considera a este tipo de bienes como objeto del impuesto, lo que ha representado un obstáculo para su adopción como medio de pago.

3.3. Pago de contribuciones
Como se indica en apartados anteriores, todos los participantes económicos, incluido el Gobierno, están obligados a aceptar BTC como medio de pago. Esto significa que los impuestos y todo tipo de contribuciones pueden ser pagadas con el criptoactivo.

IV. Reflexiones
Habiendo comprendido el contexto económico y social en que se da esta ley, así como los aspectos jurídicos relevantes, implicaciones fiscales y algunos de los puntos relevantes de su implementación, es importante conocer algunos puntos prácticos de la aplicación de esta ley.

4.1. ¿Por qué Bitcoin y no otra moneda?
Uno de los aspectos que generan duda es porqué se ha elegido Bitcoin como moneda de curso legal y no otra moneda, o bien, por qué no otras criptomonedas de amplia circulación también.

La única razón que se alcanza a distinguir es que Bitcoin es la moneda más posicionada en el mercado actual. Existe la posibilidad de que en un futuro otras criptodivisas sean aceptadas, pero de momento solamente BTC.

Este evento se asemeja al de la dolarización realizada en 2001, en el que la moneda elegida fue el USD por ser la más fuerte, estable y reconocida en este momento, y no la libra, el yen o el euro.

Actualmente el BTC es la moneda líder en este mercado, y es por eso que el gobierno se decidió por esta criptodivisa.

Adicional a esto, como ya se ha mencionado en apartados anteriores, el BTC ya tenía penetración en la economía salvadoreña, como en el caso de Bitcoin Beach, elemento que también ayudó a elegirla para el sistema trimonetario.

4.2. ¿Puede convertirse El Salvador en un paraíso fiscal?
Existe inquietud en referencia a la posibilidad de que El Salvador se convierta en un paraíso fiscal por aceptar el uso del BTC. En este punto es necesario tener claro que la implementación del BTC como medio de pago no implica, per se, un régimen de opacidad de cuentas, o de un trato fiscal preferente.

Existe, por supuesto, un factor de dificultad de fiscalización de ingresos por parte de la autoridad recaudadora. Cuando las transacciones se realizan a través del sistema financiero, existe un marco regulatorio aplicable a los participantes de ese sistema, que asegura un nivel de transparencia y facilita la fiscalización. Al usar criptodivisas, dada su naturaleza de descentralización y seudonimato, se incorpora un grado de dificultad al momento de revisar las operaciones de una compañía. No obstante, se debe reconocer que este factor existe independientemente de que El Salvador acepte el cripoactivo como moneda de curso legal o no. La particularidad que puede presentarse en este caso es que, para la autoridad recaudatoria salvadoreña, al generalizarse el uso del BTC como medio de pago, se generalice también esta dificultad para fiscalizar.

4.3. ¿Se aplicarán medidas antilavado en el uso del BTC?
El Salvador es un país que cuenta con medidas antilavado de estándar internacional muy estrictas debido, precisamente, a que su economía se encuentra dolarizada. Asimismo, cumple también con acuerdos y estándares de transparencia fiscal e intercambio de información con autoridades extranjeras. Las reglas de reporte y transparencia que apliquen internamente en el país a los contribuyentes jugarán un factor clave para el buen desarrollo de esta medida.

4.4. ¿Pierde el país control sobre su política monetaria?
Cualquier país que introduzca una moneda descentralizada, como lo es el BTC, puede perder su capacidad de regulación monetaria. En el caso de El Salvador, el control sobre la política monetaria se perdió desde el año 2001, cuando se dolarizó su economía.

Se tiene, por supuesto, control sobre la política fiscal. Esto no se ve afectado por la introducción del BTC como moneda de curso legal.

4.5. ¿Existe riesgo de un hackeo a la plataforma de Bitcoin?
Dentro del ramo de posibilidades, un hackeo a la plataforma Bitcoin no es imposible; sin embargo, es algo altamente improbable. Para hackear la plataforma de Bitcoin se tendría que atacar la red mundial que implicaría vulnerar millones de computadoras al mismo tiempo, y técnicamente sería altamente complejo. No se está exento de un evento de esta naturaleza, pero la probabilidad es muy baja.

V. Comentarios finales
El paso dado por El Salvador es histórico y representa un parteaguas en el sistema monetario internacional. La implicaciones tecnológicas, jurídicas, financieras, económicas y tributarias de aceptar un criptoactivo como moneda de curso legal son amplias e inciertas, y deberán acompañarse de una legislación dinámica que avance a la par de la innovación tecnológica y, a su vez, que no represente una limitación a su desarrollo, sino que se traduzca en la protección de los usuarios y su patrimonio, buscando siempre el beneficio que esta tecnología ofrece al usuario.

El caso de El Salvador deberá ser monitoreado permanentemente pues servirá de base para el marco jurídico, fiscal y económico que, en su caso, se cree en México cuando se decida adoptar esta tecnología.

____________
Notas al pie

[1] Sistema monetario en el que existen dos monedas de curso legal en un país.

[2] La palabra “chivo”, en el argot popular salvadoreño, tiene la misma connotación que en México. Significa un conjunto de dinero de varias personas.

[3] Minería de Bitcoin en es el mecanismo computacional a través del cual se genera el Bitcoin y se da mantenimiento a su red Blockchain.

Acceso libre expirado

¡Lo sentimos! El período de acceso libre a la lectura de esta publicación ha terminado. Te invitamos a que te suscribas a Fiscalia y no te quedes sin acceso a esta útil información.