Por qué es necesaria una prórroga para la declaración anual

Cerca del vencimiento de la obligación, los contribuyentes ante una encrucijada.

Fiscalia - C.I.F.

Publicación institucional de Fiscalia, Centro de Información Fiscal.

Para conocer más sobre Fiscalia, visita esta dirección.

En las últimas semanas las agrupaciones profesionales y organismos empresariales se han manifestado públicamente sobre la necesidad de medidas fiscales de alivio ante la situación de contingencia sanitaria que se vive, y cuyos efectos en la economía ya son palpables.

A la fecha la autoridad se ha manifestado en sentido negativo; es decir, se ha pronunciado en sus comunicados diciendo que no habrá prórrogas.

A continuación se exponen algunas razones por las que la prórroga se torna necesaria.

Fallas en la herramienta del SAT
A partir de 2020 el Servicio de Administración Tributaria (SAT) puso en marcha una nueva plataforma para elaborar y presentar la declaración anual.  El nuevo formato es totalmente distinto al formato que se vino utilizando durante años, y esto provoca, de manera natural, que existan fallas en su diseño y funcionamiento.

Durante los primeros dos meses del año (enero y febrero) la herramienta estuvo presentando una diversidad de fallas tanto de usabilidad como de manejo de datos, que impedían que el contribuyente presentara la declaración, pues el cálculo del impuesto no resultaba correcto. Ver notas:

La autoridad dio solución práctica a algunos de los problemas a partir del tercer mes, pero otros problemas, a la fecha de esta publicación, quedando 5 días para el vencimiento, no han sido resueltos. Ver nota:

Como se indica, muchas de estas fallas impiden la presentación de la declaración, pues el impuesto no se calcula de manera correcta, lo que conlleva grandes riesgos para el contribuyente en materia de multas y sanciones.

Esto quiere decir que durante dos tercios del plazo que se tiene para trabajar en esta obligación fiscal, la herramienta que para esos fines se utiliza, no estuvo operando de manera eficaz.

Afectaciones económicas
Además de las fallas técnicas de la aplicación, la situación actual que se vive derivada de la pandemia del Coronavirus, está provocando afectaciones palpables en los negocios del país. Cierres parciales o permanentes de negocios por una disminución de la actividad económica, propician que los contribuyentes no cuenten con recursos monetarios para el pago de impuestos, por lo que una medida de diferimiento es sumamente necesaria.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ha publicado recomendaciones generalizadas que los países pueden seguir para mitigar las afectaciones económicas en los contribuyentes, y una de ellas es precisamente el diferimiento de pago de impuestos y de cumplimiento de obligaciones fiscales. Ver nota:

Aislamiento y distanciamiento social
Tanto el gobierno federal como de otros niveles han implementado medidas y han solicitado a la población que extremen precauciones y eviten movilidad o desplazamiento que pueda propiciar la propagación del virus, inclusive que aquellas personas cuyas labores se lo permitan, que realicen su trabajo desde su hogar, lo que se conoce como teletrabajo o home office.

Estas restricciones y modalidad de trabajo plantea toda una nueva dinámica de trabajo a la que la mayoría de la población no está preparada, no tiene las herramientas idóneas, o, si las tiene, no está familiarizada con su uso. Este factor hace que los trabajos y labores necesarias para realizar una declaración anual o cualquier cumplimiento de obligaciones se dificulte, impidiendo un cumplimiento oportuno.

Firmas electrónicas vencidas
Otro de los cambios implementados por el SAT para la presentación de la declaración anual, es que ésta debe ser firmada con la Firma Electrónica del contribuyente. El problema con esta situación es que quienes tengan su firma vencida, tendrán dificultad para renovarla porque los servicios en las oficinas del SAT están saturados y han anunciado que solamente se atenderán con cita, y dada la disminución en la operación de las oficinas de gobierno, estos trámites son tardados.

Esta situación imposibilita la presentación de la declaración anual para aquellas personas que tengan su firma electrónica vencida.

Suspensión de sellos digitales
La adición del Artículo 17-H Bis para 2020 al Código Fiscal de la Federación (CFF) incluye como un supuesto de 'suspensión temporal del sello digital' (que se utiliza para emitir facturas), el omitir la presentación de la declaración anual transcurrido un mes posterior a la fecha límite:

Artículo 17-H Bis. Tratándose de certificados de sello digital para la expedición de comprobantes fiscales digitales por Internet, previo a que se dejen sin efectos los referidos certificados, las autoridades fiscales podrán restringir temporalmente el uso de los mismos cuando:

I. Detecten que los contribuyentes, en un ejercicio fiscal y estando obligados a ello, omitan la presentación de la declaración anual transcurrido un mes posterior a la fecha en que se encontraban obligados a hacerlo en términos de las disposiciones fiscales, o de dos o más declaraciones provisionales o definitivas consecutivas o no consecutivas.

(…)

En este sentido, si la declaración anual de personas morales vence el 31 de marzo, y transcurre un mes sin su presentación, el SAT tiene la facultad de suspender temporalmente el sello digital, con efectos equivalente a la cancelación; es decir, no le será posible al contribuyente emitir facturas.

Por esta razón, si no se otorgara una prórroga, a partir del 1 de junio de 2020, las personas morales que no hubieran presentado su declaración podrán ser sujetas a la suspensión de sus sellos digitales.

Comentarios finales
Son diversas las razones por las que se torna necesaria una prórroga para el pago de impuestos y para el cumplimiento de las obligaciones fiscales, por lo que es muy importante que la autoridad reconsidere su postura y sea manifiesto el apoyo a la base de contribuyentes en tiempos de dificultad económica mundial.

Comúnmente la autoridad fiscal tiene un paquete de medidas de alivio para los casos de desastre natural como el caso de huracanes o terremotos, por lo que se estima que la autoridad puede otorgar estos beneficios ya sea acercándose la fecha, o bien, una vez pasada la fecha límite de cumplimiento. Este tipo de acciones son innecesarias y lo más conveniente es que estas medidas se liberen y den a conocer con tiempo porque colocan a los contribuyentes ante importantes disyuntivas de decisiones de negocios en los que es necesario planear las acciones con suficiente anticipación, y evitar así afectaciones a terceros, a trabajadores o al propio patrimonio de las personas, que en estos momentos es de suma importancia proteger.

Acceso libre expirado

¡Lo sentimos! El período de acceso libre a la lectura de esta publicación ha terminado. Te invitamos a que te suscribas a Fiscalia y no te quedes sin acceso a esta útil información.