Imprecisiones en el Acuerdo de medidas preventivas contra Covid-19

Implicaciones de las medidas sanitarias publicadas.

Fiscalia - C.I.F.

Publicación institucional de Fiscalia, Centro de Información Fiscal.

Para conocer más sobre Fiscalia, visita esta dirección.

Con fecha 24 de marzo de 2020 se publica en la edición vespertina del Diario Oficial de la Federación el Acuerdo por el que se establecen las medidas preventivas que se deberán implementar para la mitigación y control de los riesgos para la salud que implica la enfermedad por el virus SARS-CoV2 (COVID-19).

En la nota “Medidas preventivas para mitigar y controlar los riesgos del Covid-19”, publicada por Fiscalia el 25 de marzo de 2020, se describen las medidas contenidas en el referido acuerdo. En este escrito se exponen algunas de los aspectos que carecen de claridad y sobre los cuales será conveniente mayor precisión por parte de las autoridades.

Adultos mayores y personas con riesgo
Una de las medidas principales es evitar la asistencia a centros de trabajo, espacios públicos y otros lugares concurridos, a los adultos mayores de 65 años o más y grupos de personas con riesgo a desarrollar enfermedad grave y/o morir a causa de ella.

Estas personas deben dejar de acudir al centro de trabajo a manera de permiso con goce de sueldo, por lo que gozarán de su salario y demás prestaciones. Para estos efectos, se enlistan una serie de enfermedades crónicas no transmisibles:

Como las siguientes:

  • Personas con hipertensión arterial
  • Pulmonar
  • Insuficiencia renal
  • Lupus
  • Cáncer
  • Diabetes mellitus
  • Obesidad
  • Insuficiencia hepática o metabólica
  • Enfermedad cardiaca

De las anteriores, existen condiciones que no quedan muy precisas como, por ejemplo, la “obesidad”, pues no se establece a partir de qué grado o cual será el parámetro médico o clínico para considerar la obesidad, de una manera que otorgue seguridad jurídica. Es necesario que los patrones tengan consistencia y certeza en los criterios que se apliquen para determinar si una persona es obesa, y consecuentemente sujeta de permanecer en casa con goce de sueldo.

En enfermedades como la “insuficiencia metabólica”, queda la duda también de si ciertas condiciones que pueden provocar insuficiencia metabólica, como por ejemplo el hipotiroidismo, puede considerarse como un factor para considerar la suspensión de labores de estas personas.

Madres lactantes
El Artículo Segundo del acuerdo, en su inciso a) establece a la letra que “Estos grupos (vulnerables) incluyen mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, menores de 5 años, (…)”, lo que provoca duda sobre a qué se refiere con “menores de 5 años”, pareciera dar a entender que los niños menores de 5 años se consideran en este grupo de vulnerabilidad, lo que sería ilógico si se parte de la base que el trabajo de menores está prohibido por la Ley Federa del Trabajo, por lo que puede concluirse que se refiere a las madres que estén en período de lactancia con niños menores a 5 años; sin embargo, no está de más una corrección o aclaración al respecto.

¿Suspensión de actividades o de la relación laboral?
El inciso c) del Artículo Segundo señala que se deben suspender temporalmente las actividades de los sectores público, social y privado que involucren la concentración física, tránsito o desplazamiento de personas del 24 de marzo y hasta el 19 de abril del 2020.

Al referirse a “actividades” no resulta claro si se refiere a la relación laboral, o si esto implica que la relación laboral continúa, pero buscando evitar solamente que la gente se desplace o que exista concentración física en el lugar de trabajo.

Esta medida tiene impactos laborales importantes, por lo que es necesario mayor precisión por parte de la autoridad. No es igual que se obligue a una suspensión laboral generalizada, a que solamente se restrinjan actividades como el desplazamiento o concentración física en o hacia los centros de trabajo. En este mismo sentido, el mero desplazamiento desde el hogar hacia el centro de trabajo implica una actividad de las consideradas de riesgo, por lo que esto podría considerarse una actividad que debe limitarse, pero no se precisa, para estos casos, la consecuencia legal de una acción de esta naturaleza.

La interpretación de esta medida se torna más incierta si se considera que en este mismo inciso, pero en su cuarto párrafo se establece que “en el sector privado continuarán laborando las empresas, negocios, establecimientos mercantiles y todos aquéllos que resulten necesarios para hacer frente a la contingencia, de manera enunciativa, (…)”, ya que esto da la idea de que las empresas que ahí se enlistan (de manera enunciativa) son las que deben seguir laborando, y el resto son las que deben suspender labores; sin embargo, la redacción del primer párrafo al referirse a “actividades” deja incierto el alcance de la norma.

Contraposición de ámbito de legislación
Como se ha indicado, se enlistan una serie de empresas o giros que deben seguir laborando; sin embargo, existe normatividad local (estatal o municipal), que puede contraponerse con lo establecido en este acuerdo federal.

Por ejemplo, en algunos municipios se ha restringido la operación de expendios de comida como restaurantes, cafeterías, etc.; sin embargo, en este acuerdo federal expresamente se indica que deben seguir laborando, por lo que existe una clara contraposición de normas jurídicas.

Será conveniente mayor coordinación de las acciones en los distintos niveles de gobierno.

Comentarios finales
Estos y otros aspectos serán seguidos por Fiscalia para informar con oportunidad sobre los avances o precisiones que la autoridad vaya dando a conocer.

Acceso libre expirado

¡Lo sentimos! El período de acceso libre a la lectura de esta publicación ha terminado. Te invitamos a que te suscribas a Fiscalia y no te quedes sin acceso a esta útil información.