Recomendaciones administrativas para patrones de trabajadores domésticos

Necesario elaborar un expediente y conservar documentación comprobatoria.

Con el inicio del Programa Piloto del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a través del cual se registran a los trabajadores domésticos en el Instituto para que gocen de los derechos que brinda la seguridad social, es necesario que los patrones domésticos tengan en cuenta algunos aspectos administrativos que les permitan un adecuado control y documentación de los pagos y del cumplimiento de sus obligaciones.

Hasta antes de la existencia de este programa era común que los patrones domésticos pagaran el sueldo semanal al empleado y, en el mejor de los casos, recababan de éste un recibo firmado que comprobara la recepción del salario.

Con el inicio del aseguramiento del trabajador doméstico, las necesidades administrativas se tornan más estrictas si es que se quiere evitar la generación posterior de problemas, ya sea con el propio Instituto, o bien, problemas de tipo laboral. Por esta razón toda transacción entre patrón y trabajador doméstico debe quedar bien documentada y soportada jurídicamente.

Los patrones domésticos deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Elaborar un contrato laboral en donde se especifique con claridad los términos del servicio (v.g. el número de horas laboradas, los días laborados, si pernocta en el domicilio, prestaciones adicionales, goce de alimentos, etc.). El salario puede estipularse en un anexo para facilidad de manejo de los aumentos periódicos. Todos estos documentos deben estar firmados por ambas partes.
  2. Conservar el comprobante de afiliación al IMSS (AFIL-02) y entregar una copia al trabajador doméstico.
  3. Conservar formato de determinación de cuotas obrero-patronales con línea de captura, generada a través de la aplicación del IMSS.
  4. Conservar comprobante de pago de cuotas al IMSS.
  5. Conservar talón en el que el trabajador doméstico da por recibida la cuota patronal, con la firma autógrafa del trabajador (o huella digital). Entregar una copia al trabajador doméstico con la firma del patrón.
  6. Emitir un recibo simple de pago de salario para recabar firma autógrafa del trabajador (o hulla digital). Para estos casos, al menos en esta primera etapa, no se emite Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), bastará con un comprobante simple impreso. Conservar este comprobante.
  7. Preparar un sistema de archivo físico de documentación, preferentemente que permita la clasificación mensual de la documentación comprobatoria de cada mes. En este archivo deberán almacenarse tanto el contrato como toda la documentación emitida por el patrón y firmada por el trabajador.
  8. Mantener este archivo en un lugar seguro, preferentemente en una caja o contenedor de plástico, y que el plástico previene humedad resiste más el paso del tiempo que el cartón.


La dinámica en la contratación de trabajadores domésticos está cambiando. Los derechos de estos trabajadores están siendo reconocidos, y como consecuencia es necesario tener constancia del cumplimiento cabal de obligaciones tanto con el trabajador como con las instituciones gubernamentales, por lo que los patrones domésticos deberán adaptarse y adoptar las medidas administrativas que eviten problemas a futuro.

Acceso libre expirado

¡Lo sentimos! El período de acceso libre a la lectura de esta publicación ha terminado. Te invitamos a que te suscribas a Fiscalia y no te quedes sin acceso a esta útil información.